Batalla de egos

¡Hola! El día de hoy hablaremos de “La lucha de egos”
Comenzaremos con…
1.-¿Qué significa ego?
Latin, traducido como yo, está presente en el comportamiento del ser humano, quien se coloca por encima de los demás en un escalón de superioridad, siendo un aspecto analizado por las máximas autoridades de la psicología dada la importancia en el carácter individual.
Uno piensa que sabe más que el otro, y por ende lo trata con inferioridad. Asimismo, el ego no permite ver los propios errores porque se supone que la persona es dueña de la verdad absoluta. Es la contracara de la humildad, y primo del egocentrismo.
Segund freud: El yo se ocupa del mundo real y de alguna manera es un nivel psíquico que intenta controlar los otros dos niveles mencionados. En otros términos, el ello nos presiona desde nuestro interior diciéndonos lo que queremos hacer y el superyo nos condiciona desde el exterior recordándonos lo que deberíamos hacer.
2.-¿Cuáles son los síntomas de poder?
Tener siempre la razón: aferrarse a defender su punto de vista, perdiendo la capacidad de escuchar y comprender al otro. Buscar sus propios intereses:
centrarse en sus necesidades e intereses sin importarle las de la otra persona. De esta manera, la otra persona debe cuidar por su propio bienestar.
Ser perfecto o perfecta: mantener argumentos en los cuales como persona nunca comete errores. Con suma facilidad encuentran los defectos de la pareja, pero se convierte en una tarea muy difícil que encuentre, acepte y sobre todo desee modificar sus propios defectos.
Idealización de la pareja perfecta: esfuerzos en tener una relación perfecta, sin problemas. necesitan sentir que tienen el control en la relación para evitar desavenencias
3.-¿Cuando comienza las batallas de Egos?
Pero una vez que se obtiene cierta estabilidad o seguridad del amor del otro, la persona vuelve a enfocarse en su propio bienestar.
Asi que… nuevamente retoma su vida pensando en sus intereses, gustos, preferencias, ajustarse” a su mundo.
Sin tener que suprimir sus decisiones o bien acceder a situaciones que le son desagradables. Es decir, que se puede mostrar tal y como es, sin
preocuparse si será aceptado o rechazado, pues existe un compromiso que le hace sentir
que “la otra persona debe”
4.-¿Como es una lucha de poder?
La lucha de poder se define como la confluencia de fuerzas internas, en donde se presentan el egocentrismo y la necesidad de auto-afirmación en cada uno.
Cuando en una pareja se presenta esta condición, inicialmente puede que sus miembros no reconozcan que cada uno lucha por tener el poder. Por tanto, con suma frecuencia señalan o acusan al otro por los problemas que ocurren.
5.-¿Es posible controlar estas situaciones ?
Dejar de luchar por el poder en una relación no es tarea fácil. Muchas veces se requiere de ayuda profesional, porque el problema se mezcla con las carencias afectivas en cada uno de los protagonistas y los fallos en la comunicación. No obstante, cuando las parejas se percatan poco a poco del deterioro que sufren por dicha actitud, asumen retos que les permiten relacionarse con más seguridad y esto a su vez les genera, más tranquilidad .
6.-¿Que hacer para controlar esta lucha de egos?
A continuación, propongo algunos ejercicios que pueden realizar mientras llega la ayuda profesional:
1. Cortesía
Imaginemos por un momento que nuestra pareja, no es nuestra pareja, es un muy buen compañero o compañera de trabajo, quien en momentos difíciles está ahí para nosotros. Ahora, entablemos una conversación cualquiera. Fácilmente notaremos que se suele ser más cortés, sutil, amable. Cuidaremos nuestros gestos, tono y palabras para no ofender o herir sus sentimientos.
2. Encontrando el punto a favor Olvidemos por un momento nuestro deseo de ganar la pelea, y enfoquémonos en escuchar a la otra persona. Encontremos un punto en el cual podamos darle la razón.
3. Cuidando del otro
Queda más que claro que existen muchos resentimientos producto de las peleas, lo cual se debe abordar con el profesional, pero en este momento que expresamos nuestro deseo de luchar por la relación, merece la pena tener

Como objetivo cuidar de la otra persona. Para eso podemos realizar lo siguiente: preguntémosle a la otra persona, antes de acostarnos: “¿En qué quieres que te ayude mañana?”. Y procuremos cumplir esa tarea como si fuera una petición sagrada.
4. Contacto físico
Se ha demostrado que en las parejas en las que se pierde el contacto físico hay una mayor propensión a pensar cada uno por su cuenta sin comunicarse de manera efectiva y, por ende, se abre espacio para empezar a luchar por los propios intereses. Por eso, aunque al inicio no sea natural ni cómodo, antes de empezar el día se puede abrazar a la otra persona con fuerza, abrácense con fuerza, sin esperar nada más que disfrutar del abrazo.
5. Sorpresa
Busquemos sorprender a la otra persona de acuerdo a lo que le gusta o interesa. Concentrémonos en romper el miedo al rechazo o a quedar mal.
6. Pedir opiniones
Cada caso es único, y la mejor
manera de saber si se está
haciendo lo debido es contrastar nuestra opinión con la de otras personas. En ocasiones es indiscutible la ayuda profesional, pero en algunos casos podemos no necesitar esta ayuda.
7. Haciéndonos felices
No depositemos en la otra persona nuestra felicidad. Busquemos actividades que disfrutemos y nos hagan sentir bien. Tratémonos con cariño y valorémonos como personas. Una vez que nos sintamos capaces y seguros en la relación, sin percatarnos, no necesitaremos luchar por el poder… pues seremos felices con las ganancias de una relación estable y equitativa.
“El ego es como tu perro. El perro tiene que seguir al amo y no el amo al perro. Hay que hacer que el perro te siga. No hay que matarlo, sino que domarlo”
-Alejandro Jodorowsky-

De igual forma te invito a ver el en vivo donde abarcamos este tema:
https://fb.watch/8m2PGKYnBZ/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *